Enfermedades crónicas frecuentes en el lugar de trabajo: breve descripción y sugerencias

Para mejorar la productividad, el bienestar y la inclusión, es primordial que la empresa esté informada de qué significa para la persona
tener una enfermedad crónica, y tener formación para manejar la cuestión de tener un empleado con una enfermedad de este tipo.
A lo largo de la vida pueden aparecer muchas enfermedades, especialmente en edad productiva, y se deben tener en cuenta cada una
de ellas. El siguiente Apéndice presenta algunas reseñas de casos y fichas informativas sobre las enfermedades crónicas más frecuentes que
pueden encontrarse en el lugar de trabajo.
Las enfermedades presentadas en esta lista (p. ej., trastornos de tipo neurológico, musculoesquelético, cardiovascular, respiratorio y
metabólico) han aumentado mucho en las últimas décadas y han afectado a todos los sectores, incluidos los aspectos social y económico del sector laboral, y han sido elegidas de acuerdo con el estudio Global Burden of Disease (Carga mundial de morbilidad) que identifica las enfermedades crónicas más comunes en Europa en personas en edad de trabajar. Las enfermedades se han seleccionado, por tanto, a modo de
ejemplo, y el Apéndice indica que no pretende ser exhaustivo.

Cada ficha informativa se compone de una reseña de un caso y las siguientes 4 secciones:

  • una BREVE DEFINICIÓN de la enfermedad
  • los SÍNTOMAS que típicamente caracterizan la enfermedad, teniendo en
    cuenta que puede haber notables diferencias individuales
  • TRATAMIENTOS usados, que pueden ser de larga duración o necesarios solo durante determinados periodos (ciclos de tratamiento)
  • ASPECTOS PSICOSOCIALES E IMPACTO DE LA ENFERMEDAD EN EL
    EMPLEO: consejos clave que pueden ayudar a mejorar la calidad del lugar de trabajo y la participación y capacidad de trabajo de las personas empleadas con enfermedades crónicas.

El objetivo de estas fichas informativas es ofrecer a las personas empleadoras un marco rápido de varias enfermedades que pueden afectar a alguno de sus empleados, y algunas sugerencias para manejar la situación lo mejor posible en el entorno laboral.

Si pueden y lo desean, es frecuente que las personas que tienen una enfermedad crónica bien controlada puedan seguir trabajando
durante años después del diagnóstico.
El buen manejo de personas con enfermedades crónicas es beneficioso tanto para la empresa como para las personas empleadas.

Share This