PERSONAS CON ENFERMEDADES RESPIRATORIAS EN EL LUGAR DE TRABAJO

Las enfermedades respiratorias crónicas son enfermedades respiratorias de las vías respiratorias y otras estructuras del
pulmón y sistema respiratorio. Algunas de las más comunes son la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), el asma, las enfermedades pulmonares ocupacionales y la hipertensión pulmonar.
Además del tabaquismo, otros factores de riesgo son la contaminación del aire, el polvo y los productos químicos usados en el trabajo y las frecuentes infecciones de las vías respiratorias inferiores durante la infancia.

A continuación se presenta una enfermedad respiratoria muy común, la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC).

Un caso de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC)

Nombre: Steven
Edad: 60 años
Trabajo: Repartidor

El caso de Steven, con enfermedad pulmonar obstructiva crónica
(EPOC)

Durante algunos meses, Steven ha tenido tos persistente y cuando tiene que desplazarse a pie largas distancias, subir escaleras o llevar paquetes pesados, se queda sin aliento y tiene que parar y sentarse unos minutos para recuperarse. Su médico le ha dicho que son los primeros síntomas de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y que debe evitar llevar mucho peso o hacer este tipo de tareas, y que durante una crisis respiratoria debe usar un inhalador de oxígeno. A Steven le gustaría hablar con su responsable sobre la enfermedad, con la esperanza de que le asigne un trabajo menos agotador y acepte estas condiciones. No quiere dejar de trabajar pero, a su edad, teme que ya no cuenten con él y cree que puede resultarle muy difícil conseguir otro trabajo.

Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC)

1 Qué es

La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) es un conjunto de enfermedades respiratorias que afecta a los pulmones y los bronquios y produce dificultad para respirar.
Es un trastorno crónico de larga duración; por tanto, el daño que causa a menudo es irreversible y su evolución solo se puede ralentizar.
EPOC es un término general empleado para describir enfermedades pulmonares progresivas como:

  • Bronquitis crónica: un estado inflamatorio prolongado de la mucosa bronquial
  • Enfisema: daño en los alveolos pulmonares, que son las estructuras de los pulmones en las que se produce el intercambio entre el aire y la sangre. El enfisema con frecuencia deriva de la bronquitis crónica
  • Asma refractaria (no reversible): un tipo de asma que no responde a los medicamentos habituales para el asma.

Esta enfermedad puede tener diversas causas:

  • En la mayor parte de los casos, la EPOC se produce por la inhalación de
    contaminantes, entre otros el tabaco
  • Exposición a sustancias tóxicas de origen industrial (es decir, gases) así como polvo y aire de mala calidad.
  • La genética también tiene un papel en el desarrollo de EPOC en aquellas personas que tienen déficit de una proteína que protege los pulmones.

2 Síntomas

Los principales síntomas de EPOC son:

  • Falta de aliento, especialmente durante la actividad física, incluso tras ejercicio ligero como caminar o subir escaleras
  • Respiración sibilante (disnea): es un tipo de respiración caracterizada por un ruido agudo, especialmente durante la exhalación.
    La respiración se altera en ritmo o frecuencia, y se produce con dificultad o sufrimiento para el paciente
  • Opresión torácica
  • Producción excesiva de mucosidad, que puede contener pequeñas pérdidas de sangre
  • Tos crónica y persistente, con o sin
    • mucosidad
    • Ronquera
    • Temperatura o escalofríos
    • Debilidad y falta de energía
  • Dolor al tragar
  • Sudoración de pies, tobillos o piernas
  • Pérdida de peso no intencional (particularmente en las últimas fases)

3 Tratamiento

La EPOC es una enfermedad progresiva y actualmente incurable pero, con un diagnóstico y un tratamiento correctos, hay muchas cosas que las personas pueden hacer para manejar la enfermedad, respirar mejor y evitar brotes.
Con algunos cambios en el estilo de vida y sus actividades, los pacientes pueden adoptar un rol activo en el manejo de su enfermedad y mejorar su salud física y emocional, viviendo muchos años y disfrutando de la vida.
La primera medida para tratar la enfermedad pulmonar obstructiva crónica es dejar de fumar para detener la progresión de los daños y evitar su agravamiento.
En la medida de lo posible, se debe evitar el humo pasivo, los gases químicos y el polvo.
Un especialista debe planificar cuidadosamente el tratamiento farmacológico de la EPOC.
Debe prever, entre otros:

  • Broncodilatadores, corticosteroides, teofilina y antibióticos.
  • Oxigenoterapia, que compensa la dificultad para obtener la cantidad de oxígeno necesaria para el funcionamiento de órganos y tejidos, especialmente los músculos y particularmente el corazón.
  • Rehabilitación pulmonar: combinación de ejercicios para fortalecer los músculos de apoyo en la respiración.

4 Aspectos psicosociales e impacto de la enfermedad en el empleo

Un diagnóstico de EPOC puede tener consecuencias importantes en la vida personal y social. Esto es especialmente cierto para las personas que se encuentran en edad de trabajar, ya que la
enfermedad puede tener un gran impacto en su trabajo.
Mantener a las personas con EPOC en el trabajo el mayor tiempo posible puede proporcionar no sólo una rutina diaria, sino que puede mejorar su bienestar económico, social y psicológico, así como su salud física. Si el trabajo no tiene un impacto directo en la progresión de la enfermedad, las personas pueden optar por seguir trabajando y se les debe animar a hacerlo.
Aunque las personas empleadas con EPOC no siempre puedan rendir al máximo de su capacidad, no significa que la enfermedad afecte definitivamente a la productividad.

Para tratar con personas con EPOC y ayudarlas a seguir trabajando o a reincorporarse al trabajo, la gerencia puede adoptar algunas intervenciones

  • Airear y humidificar el entorno de trabajo, asegurando una adecuada ventilación.
  • Promover políticas para dejar de fumar y evitar el tabaquismo pasivo. Ofrecer un entorno libre de humos, de polvo, de gases y olores.
  • Si la tarea expone al trabajador a cualquier irritante del pulmón (gases, químicos, toxinas y contaminación), asegurarse de que se protege a sí mismo, por ejemplo mediante el uso de un equipo de protección respiratoria
  • Limitar las actividades extenuantes de las personas empleadas, especialmente cuando el tipo de trabajo implica gran exigencia física, lo que también puede incluir descansos al hablar, porque usar la voz puede ser agotador para quienes tienen problemas respiratorios.
  • Permitir horarios de trabajo flexibles (p. ej., teletrabajo, posibilidad de entrar más tarde o salir más pronto).
  • Facilitar la movilidad de la persona (p. ej., ofrecer una plaza de aparcamiento accesible o una silla eléctrica de movilidad, una maleta con ruedas para transportar material del trabajo).
  • Asegurarse de que la persona empleada lleva un aparato de oxígeno en el trabajo: esto puede ayudar a prevenir la falta de aliento, mejorar su agudeza mental y le permitirá pasar la jornada de trabajo con mayor eficacia. Dar tiempo para descansar y tomar medicación inhalada a lo largo de la jornada laboral.

Cuando queda claro que el tipo de trabajo puede empeorar la enfermedad de la persona, es posible que opte por considerar una discapacidad a largo plazo. Para una persona con EPOC, dejar el trabajo antes de tiempo puede tener un impacto negativo en su pensión y su situación financiera, y ser perjudicial para su bienestar psicológico y social, por lo que es importante considerar la jubilación anticipada como la última opción.

Para más información, véase:
European Respiratory Society (ERS) – https://www.erswhitebook.org/chapters/chronic-obstructive-pulmonary-disease/
European
Academy of Allergy and Clinical Immunology (EAACI) https://www.eaaci.org/
European Federation of Allergy and Airways Diseases Patients’ Associations (EFA) – http://www.efanet.org

Share This